Espiritualidad

En esta sección podrás encontrar textos para cada momento de tu vida. En momentos de desolación, de alegría, de desafíos o de retiro espiritual siempre es bienvenida una palabra de sabiduría que alimente nuestro espíritu.

 

 

 

  • Don y Perdón   Enzo Bianchi

    En una sociedad dominada por el mercado y cada vez más individualista, ¿hay aún espacio para el arte de perdonar, como auténtico acto de humanización? Actualmente, incluso el perdón, un acto que atrae una curiosidad mediática morbosa, corre el riesgo de ser banalizado. Quien ha perdonado de verdad, sabe que es un camino largo y arduo, realizado con un gran coste.

  • El Cristo humillado, Ensayo desde la literatura y el pensamiento rusos   Nadezhda Gorodetski

    La segunda mitad del siglo XIX ha sido considerada la edad de oro de la literatura y el pensamiento rusos. Nombres como Gógol, Tolstói, Turguénev, Dostoievski, Tiútchev, Soloviov, Filareto o Bújarev testimonian en su vida y en sus obras el alma rusa de manera desbordante.

    Siendo cierto lo anterior, no conviene perder de vista que mucho antes de que los intelectuales hubieran alcanzado la suficiente madurez para intentar entender la hondura de la «autohumillación de Cristo», la actitud del pueblo ruso se nutría de la llamada evangélica a la mansedumbre, la pobreza y la obediencia. No en vano, desde tiempo inmemorial la gente humilde fue capaz de encarnar esta idea cristiana y recibir de ella la fuerza para vivir con una mínima dignidad su pobre y sufriente existencia.

    Sólo más tarde fueron los intelectuales y literatos quienes en sus obras reflejaron con agudeza aquella paradójica verdad. Sobre esta categoría sorprendente de la autohumillación gira este original ensayo.

    ENGLISH: The Humiliated Christ in Modern Russian Thought.

    The second half of the 19th century can be rightly considered as the golden age of Russian literature and philosophy. People such as Gogol, Tolstoy, Turgenev, Dostoyevsky, Tyutchev, Solovyov, Filaret or Bujarev give witness with their lives and their works to the true Russian soul.

    This original essay deals with the bewildering idea of self-humiliation. Long before philosophers were mature enough to understand the depths of Christ’s self-humiliation –or, in a more technical expression, the doctrine of kenosis–, the life of the Russian people was inspired by the evangelical call to meekness, poverty, and obedience. Only later did writers and thinkers reflect in their works this paradoxical truth.